Captura de pantalla 2017-06-13 a las 11.40.30

Bristol-Myers Squibb ha puesto en marcha en España “IOdetecTM”, una plataforma que permite determinar la expresión del biomarcador PD-L1, la proteína involucrada en la regulación negativa de la respuesta inmunológica a través del receptor PD-1 en células T, con un simple análisis de sangre y obtener resultados en tan sólo 48 horas.  Esto significa poder identificar de una manera rápida y efectiva qué pacientes tienen realmente probabilidades de beneficiarse de inmunoterapias dirigidas, acelerando así exponencialmente el proceso para comenzar el tratamiento.

IOdetecTM, cuya implantación en España es pionera, ya está disponible en centros de referencia por toda España, entre los que se incluyen el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla en Santander, el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el Complejo hospitalario universitario de Santiago y el Hospital del Mar de Barcelona.

Federico Rojo, jefe de servicio y director de la Unidad de Patología Molecular del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid y profesor del MOM, habla sobre la necesidad de poder identificar biomarcadores lo más rápido posible ya que algunos estudios han mostrado que el 20 por ciento de los pacientes oncológicos no tienen acceso a pruebas para determinar biomarcadores que mejoren su supervivencia y, de los que acceden a las mismas, un 10 por ciento se catalogan erróneamente como candidatos a recibir inmunoterapia.

Detectar este biomarcador es una potente herramienta de apoyo para los profesionales ya que les facilita un dato más a la hora de individualizar el tratamiento de los pacientes que pueden beneficiarse con fármacos inmunomoduladores, los cuales están resultando muy esperanzadores en tumores como el de pulmón.

Solamente en febrero, unos 180 pacientes con cáncer de pulmón no microcítico de histología no escamosa ya se han hecho la prueba para determinar este biomarcador, de los que más de la mitad han sido indicados como aptos para los tratamientos con inmunoterapia. IOdetecTM promete convertirse en el nexo de unión entre pacientes, oncólogos, patólogos e investigadores, cubriendo una de las carencias más significativas de la oncología actual. Actualmente, Bristol-Myers Squibb continúa trabajando en su plataforma, la cual espera ampliarse a otros biomarcadores predictivos de otros tumores en un futuro no muy lejano.