Foto 2

En este estudio se determina la prevalencia de mutaciones germinales en genes conocidos y en candidatos a genes de predisposición para cáncer de páncreas (CP), en una extensa serie de pacientes no seleccionados por historia familiar de CP. Se compara la prevalencia de las mutaciones en estos pacientes con la observada en pacientes con tumoraciones y otras patologías periampulares.

Se secuenciaron 32 genes, 10 de ellos establecidos como genes de predisposición para CP familiar (BRCA2, ATM, PALB2, BRCA1, CDNK2A, MLH1, MSH2, PRSS1, STK11 y TP53), 7 admitidos como genes de susceptibilidad para cánceres (MSH6, PMS2, CDH1, RAD51C, RAD51D, BVB1B, y FANCJ), y el resto un grupo de genes candidatos de predisposición para CP. Se extrajo ADN de muestras normales de páncreas, duodeno, bazo y células sanguíneas mononucleares.

Encontraron que 33 (3,9%) de los 854 pacientes con CP tenían una mutación germinal deletérea identificable. De ellos 31 (3,5%) presentaban las mutaciones en genes conocidos de predisposición para CP ( BRCA2 12, ATM 10, BRCA1 3, PALB2 2, MLH1 2, CDKN2A 1, TP53 1). En 3 pacientes se detectaron mutaciones deletéreas en genes de susceptibilidad para cánceres (CDH1, RADJ1D, RAD51B). También se detectaron numerosas variantes de significado desconocido.

Solo 3 (9%) de los 33 pacientes con mutaciones germinales tenían una historia familiar de CP y, curiosamente, entre los 818 pacientes sin mutaciones germinales, un 14,3% tenían historia familiar de CP. En la serie de pacientes con patologías tumorales y no tumorales peripancreáticas (339 casos), solo 5 (1,5%) presentaron una mutación germinal identificable.

Este estudio basa la consistencia de sus resultados en la amplia casuística analizada. Existía consenso en relación con los genes de predisposición para CP, pero no se conocía cual era la presencia de mutaciones germinales en estos genes en CP sin historia familiar. Se observó que era aproximadamente la mitad que en los casos familiares. También se refuerza la idea de que el panel de genes a estudiar en pacientes con CP debería ser el establecido para los casos familiares. Sin embargo, al contrario de lo que los autores parecen proponer, no se ofrece evidencia suficiente para el establecimiento de un consejo genético, ni para decisiones terapéuticas en CP.