Foto 1

Aunque algunos investigadores aún cuestionan su existencia, existe la creencia de que los tumores contienen un número muy limitado de células con propiedades similares a las células troncales, las cancer stem cells, CSCs, y estas células serían las responsables de la resistencia a la quimioterapia y a la reaparición de los tumores a pesar de los distintos tratamientos para acabar con ellos.

Lgr5 es un marcador de células troncales en el intestino y es fundamental para la correcta homeostasis de éste. Células que expresan este marcador han sido identificadas como las precursoras del cáncer de colon por lo que lógicamente se ha considerado como una potencial diana terapéutica.

En este fantástico artículo publicado por el grupo del Dr. Sauvage en Nature han desarrollado un nuevo GEMM con el que poder estudiar la aparición y desarrollo de tumores en el intestino mediante la combinación del modelo de ratón Apcmin/ +;KrasLSL-G12D/+;Villin-Cre (AKV) y el Lgr5/diphtheria toxin receptor (DTR)/eGFP, permitiendo así la visualización de las células Lgr5+ y la eliminación selectiva de estas células gracias a la administración de la toxina de la difteria (DT). Inesperadamente, en este estudio los autores han demostrado que las células Lgr5+ son dispensables para el crecimiento del tumor primario en el cáncer de colon, pero que son esenciales para la iniciación y mantenimiento de las metástasis en el hígado.

Estos resultados contradicen en cierta manera la idea del modelo clásico jerárquico para las CSCs y apoyan la idea de la plasticidad celular, en las que distintos tipos de células pueden ser capaces de adquirir o expresar cualidades típicas de células troncales, independientemente del estado de diferenciación en el que se encuentren, adaptándose de esta manera al medio que las rodea, a las necesidades primordiales de cada momento y a la localización del tumor.

En base a este nuevo descubrimiento, se abre una gran oportunidad en el avance de esta enfermedad ya que la combinación de la terapia dirigida contra las CSCs y la quimioterapia convencional podrían ser una nueva estrategia contra este cáncer y su diseminación.