inyeccion

En este nuevo estudio publicado en Science Translational Medicine, el Dr. Ronald Levy y su equipo en la Stanford University en California, han desarrollado un nuevo e innovador método en la lucha por erradicar definitivamente el cáncer. ¿En qué consiste? Simplemente en inyectar 2 compuestos directamente en el tumor; el primero, un oligonucleótido CpG, el cual va a estimular la habilidad del sistema inmune para expresar un receptor (OX40) habitualmente expresado en la superficie de las células T, y el segundo, un anticuerpo que se une al receptor activando así dichas células. Las células T aprenden a reconocer y “luchar” contra las células específicas a cada tipo de cáncer y terminan migrando por el cuerpo en búsqueda de otros tumores.

Y la buena noticia es que se puede usar en un gran número de cánceres, entre los que podemos destacar el linfoma (87 de 90 ratones sin cáncer tras una sola inyección, y los otros 3 tras una segunda dosis), el cáncer de mama y el de melanoma entre otros. Pero lo más interesante, no es que los tumores desaparezcan en la mayoría de los casos, si no que cuando se trasplantaron dos tipos diferentes de cáncer, en este caso linfoma y colon, las células T sólo “aprendieron” a luchar contra las células tumorales en las que se habían inyectado los compuestos, y no contra el otro tumor que estaba más distante. Este hecho sugiere que con este método se ataca dianas específicas que sólo se expresan en el tumor que se está tratando sin saber que proteínas son las que las células T están reconociendo, lo que abre la puerta a poder tratar cualquier tipo de tumor, siempre y cuando este sea infiltrado por el sistema inmune.