Captura de pantalla 2018-03-23 a las 13.35.02

Una de las claves para aumentar la supervivencia de los pacientes en la clínica es el poder encontrar lo suficientemente rápido el fármaco, o fármacos, a los que un paciente va a responder mejor. Es una lucha contra el tiempo, el tumor sigue creciendo y el paciente va reduciendo sus posibilidades de supervivencia. La terapia personalizada cada día cobra una importancia mayor ya que la hetereogeneidad intratumoral se expande también a la hetereogeneidad entre pacientes y no todos responden igual a los mismos tratamientos.

En los últimos años han entrado en escena los organoides derivados de tumores, unas miniaturas tridimensionales derivadas de tumores de pacientes, las cuales permiten el estudio in vitro de distintas drogas o combinaciones de distintas drogas normalmente impensables, teniendo en cuenta lo más importante, la combinación mas efectiva para cada paciente.

En este estudio publicado en Science, Vlachogiannis et al. han generado un biobanco de organoides derivados de tumores de pacientes con cáncer gastrointestinal metastático los cuales formaban parte de ensayos clínicos en fase 1 o en fase 2. Los autores de este estudio han demostrado que la respuesta de esos pacientes a los distintos tratamientos es completamente reproducible en sus organoides correspondientes in vitro. Estos resultados son muy importantes ya que refuerzan el uso de esta plataforma para testar distintos fármacos casi en el momento ya que el tiempo que se necesita para obtener dichos organoides es bastante reducido en comparación con los modelos actuales.