Oscar Fernandez Capetillo

Hace unas semanas os hablábamos sobre el gran entusiasmo en el campo gracias a la nueva posibilidad de inhibir el oncogén Ras, el cual como ya sabéis es uno de los más frecuentes en tumores con peor pronóstico como el cáncer de páncreas y el cáncer de pulmón, y así conseguir curar estos cánceres.

Lamentablemente, no parece que vaya a ser tan sencillo y directo como pensábamos ya que el Dr. Óscar Fernández-Capetillo, en colaboración con el Dr. Mariano Barbacid, ambos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), acaban de publicar un estudio en la revista Genes & Development en el cual han demostrado que tras bloquear las expresión de Ras, las células se adaptan desactivando otro gen llamado Erf.

Y el problema viene porque este bloqueo de Erf permite a las células seguir creciendo en ausencia de nutrientes anulando el efecto de la desaparición de Ras como freno para la proliferación descontrolada de las células y los tumores. Básicamente, es muy posible que si algún día llegásemos a tener inhibidores contra Ras y se tratase a los pacientes con ellos, estos tumores mutasen Erf para poder seguir creciendo, desarrollando así una resistencia al tratamiento.

Hay que seguir estudiando más a fondo estas vías.