La proteína asociada a Yes (YAP), una molécula efectora de la bien conocida vía de señalización Hippo, ha sido el centro de continua discusión durante la última década. Existe mucha evidencia que muestra su papel como molécula supresora de tumores, pero también hay publicaciones que muestran que es esencial para la progresión del tumor y que ésta juega un papel clave en la proliferación de células cancerosas, apoptosis, metástasis y mantenimiento de stem cells.

Sorprendentemente, se acaba de publicar en Cancer Cell que todos los cánceres se pueden clasificar en dos tipos bien definidos: tumores YAP-on o YAP-off. De hecho, dependiendo de esta clasificación, YAP / TAZ puede actuar como supresor de tumores, o se puede encontrar regulando la adhesión, el metabolismo tumoral, la genética y lo más importante, los perfiles de fármacos tumorales. Es importante destacar que estos investigadores han observado que el silenciamiento de YAP es intrínseco a la célula de origen, pero también se puede adquirir con cambio de linaje y resistencia a fármacos. Por lo tanto, YAP es el interruptor fundamental en todos los tipos de tumores y, obviamente, esto conlleva importantes implicaciones terapéuticas.